AUTISMO Y CANNABIS MEDICINAL

TEA (trastorno del espectro Autista) y Cannabis Medicinal

El trastorno del espectro autista (se le llama “del espectro” porque se pueden manifestar una gran diversidad de síntomas diferentes), más conocido como autismo, es un trastorno del desarrollo producido por diversos factores, aún desconocidos.
Actualmente, no existe un tratamiento o cura, básicamente porque se desconoce los mecanismos de la patogénesis. Aun así, hay terapias y fármacos para mejorar la sintomatología y potenciar las capacidades de las personas que lo padecen.
También hay un compromiso de sectores de la sociedad para ofrecer ayuda a las familias con hijos autistas, para que estos puedan crecer con autonomía he integrados a la sociedad.

Hay gran cantidad de estudios científicos rigurosos y muchísimas evidencias, que sugieren que activar el sistema endocannabinoide con cannabinoides naturales o sintéticos podrían contribuir a una mejora de la enfermedad, sobre todo en niños.


Recientemente se ha publicado una investigación en un modelo animal de trastorno autista en roedores que fueron tratados con 10-20 mg por kilogramo de peso, donde se observó una mejora significativa en el comportamiento social de estos animales.


También, recientemente un estudio demuestra que los niños autistas tienen una desregulación del sistema inmune, por lo que la respuesta inmune está alterada. Algunos estudios demuestran que hay una expresión elevada del receptor de endocannabinoides CB2 en células del sistema inmune de niños con TEA.


Se sabe también que en el Autismo existen alteraciones neuro-anatómicas en regiones del cerebro como la corteza, el cerebelo, el hipocampo y la amígdala.
También hay alteraciones funcionales que dan lugar a los déficits sociales del TEA.

 

Para entender porque el tratamiento con CBD puede favorecer el tratamiento de TEA o Autismo, hay que entender sus efectos sobre el sistema nervioso central (SNC).
Por un lado, modula los niveles de neurotransmisores como el Glutamato (excitatorio) e inhibe los niveles de GABA. Se ha descrito que los niveles de estos neurotransmisores son distintos en personas con TEA. Recientemente se analizaron los niveles de estos neurotransmisores en 17 pacientes con TEA y 17 sanos, y se registró, por resonancia magnética luego de administrar 600 mg de CBD o placebo los niveles.
En este estudio se determinó que la modulación del sistema glutamatergico-GABAergico es diferente en pacientes con TEA, donde se ve una disminución de GABA en la zona prefrontal.

En un estudio en el que se recopilaron datos de 188 pacientes tratados con cannabis entre 2015 y 2017, mayoritariamente con aceite con una composición 30% CBD, 1,5% THC se observó que luego de 6 meses de tratamiento, el 30.1% de los pacientes manifestó mejoras considerables de los síntomas, el 53.7% mejoras moderadas, el 6.4% pequeñas mejoras y el 8.6 no experimento cambios. Además, según el estudio, el cannabis era bien tolerado, seguro y eficaz en pacientes con TEA.

Se investigó la participación del sistema endocannabinoide en esta respuesta comparando con niños sin trastorno autista. Dado que el sistema endocannabinoides es un modulador de la respuesta inmune, en particular las respuestas desencadenadas por los receptores CB2, es comprensible considerar que se podria convertir en una posible diana terapéutica para el tratamiento del autismo. Asi la activación de estos receptores mediante Cannabis puede ayudar a mejorar la respuesta inmune. Estos resultados se complementan con otro estudio en el que se vio una alteración sobre la inmunidad en el cerebro en casos de autismo.
Se ha demostrado un bajo nivel en plasma de endocannabinoides en pacientes con TEA, sugiriendo que el déficit de estos compuestos puede tener un papel importante en la patología.

Dado que el CBD puede afectar la conducta social de las personas, y siendo efectivo para el tratamiento de patologías asociadas con el comportamiento, se postuló que, como las personas autistas tienen este carácter social disminuido, se las podría ayudar aumentándolo con Cannabioides.

Se sabe que la Anandamida es necesaria para activar nuestros receptores CB1 y poder experimentar el sentimiento gratificante de la socialización.
Vieron que ratones con trastorno autista tuvieron más tendencia a mantener contacto social y a disminuir el aislamiento. Además, hay estudios que demuestran una interacción entre la señalización de los endocannabinoides y la oxitocina, una hormona esencial en el parto que además refuerza la vinculación parental y social.
Algunos ensayos clínicos demuestran que la administración intranasal de oxitocina puede tener un efecto terapéutico en TEA.


Por lo tanto, la señalización que se da mediante el sistema endocannabinoide se ha visto implicado en numerosas patologías neuronales como a un sistema con un papel clave, abriendo la posibilidad de usarlo como tratamiento para estas enfermedades, una de ellas, el Autismo.

De este modo, el tratamiento con cannabinoides puede que ayude al tratamiento de este trastorno y que, al ser crónico, pueda ayudar a aminorar los síntomas, como la alteración del sistema inmune, y mejorar la calidad de vida de los pacientes, aumentando su sociabilidad haciendo que, además, relacionarse sea algo placentero.


– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

¿QUÉ ES EL TEA O AUTISMO?

El trastorno del espectro autista (se le llama “del espectro” porque diferentes personas con el trastorno pueden presentar una gran diversidad de síntomas diferentes), más conocido como Autismo, es un trastorno del neurodesarrollo producido por diversos factores, aún desconocidos (aunque se apunta a que los genes y los factores ambientales, como la edad avanzada de los padres, ingerir tóxicos y algunos fármacos durante el periodo de embarazo e incluso el bajo peso al nacer, juegan un papel muy importante en el desarrollo de la enfermedad).
Este trastorno se caracteriza porque el comportamiento, la socialización, la comunicación de uno mismo y el aprendizaje quedan alterados. Se manifiesta en la niñez y se prolonga al largo de toda la vida. Afecta, curiosamente, a más personas de sexo masculino que femenino (4:1).

En 2001, el neurocientífico Paul Patterson, sugirió que la microbiota, es decir, la flora intestinal, tenía un papel importante en la aparición del autismo en crías de ratón. Si la madre sufría una infección vírica grave que le provocaba una respuesta inmunitaria, el comportamiento de sus crías era parecido a un comportamiento autista. Antes ya se había dicho que las mujeres que sufren una infección grave (como la gripe o el sarampión) durante el embarazo son más propensas a tener hijos con autismo y esquizofrenia. Pensó que esta respuesta inmunitaria que da la madre intervenía en el desarrollo del cerebro.

Paralelamente se vió que las personas autistas tienen problemas intestinales, aparte de presentar una flora inusual, además las madres que sufren infección tienen hijos con intestinos muy permeables y bacterias inusuales que secretan una toxina (4EPS. Causa ansiedad en organismos adultos) que llegaba al cerebro (porque el intestino es demasiado permeable) y les provocaba comportamientos atípicos. Pudieron revertir esta condición introduciendo una bacteria, B-frag, que sellaba sus intestinos y entonces no dejaba que la toxina llegara al cerebro, controlando algunos de los síntomas más severos del autismo.

Las personas con autismo muestran deficiencias en los aspectos que hemos comentado con anterioridad, ya que no les interesa comunicarse con los demás (muchos presentan hipersensibilidad sensorial) o mostrar interés en su alrededor. Pueden mostrar también comportamientos repetitivos que recordarían a un TOC (para más información sobre el TOC ver cannabis y TOC).
Presentan también intereses inusuales, acompañado de una gran fijación en ellos (podemos ver niños realmente expertos en algún tema, por ejemplo, los coches). Los niños que presentan autismo pero que tienen un nivel intelectual alto, además, notan que les ocurre algo que a los demás no, por lo que se pueden sentir diferentes y, entonces, frustrarse al ver que no encajan en la sociedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

1-Yong, Ed. 2017. Yo Contengo Multitudes. DEBATE EDITORIAL.
2-http://www.autismo.com.es/autismo/que-es-el-autismo.html
3-Premoli, M. et al. Life. Sci. 2019.
4-Pretzsch, CM. et al. Neuropsychopharmacol. 2019
5- Bar-Leu Schleider L. et al. Sci. Rep. 2019
6- Poleg S. et al, Prog. Neuropsychopharmacol. Biol. Psychiatry 2019.

 

ANALIZADO Y DISCUTIDO POR PAULA PIFARRÉ, PhD. COLABORADOR CIENTÍFICO DE CANNABITY HEALTHCARE.


Comparte este artículo en tus redes sociales.

Related Articles

TOC y Aceite de CBD

TOC y Aceite de CBD – ¿CÓMO PUEDE AYUDAR EL CANNABIS MEDICINAL EN UN TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo)? TOC y Aceite de CBD – En…

Comparte este artículo en tus redes sociales.

ANOREXIA NERVIOSA

ANOREXIA DERIVADA DE ENFERMEDADES DEBILITANTES. Muchos de los estudios en este ámbito están enfocados en pacientes de cáncer, hepatitis, SIDA u otras enfermedades debilitantes que…

Comparte este artículo en tus redes sociales.
whatsapp

WhatsApp

telf

Llamar