ASMA

EL EFECTO BRONCODILATADOR DEL CANNABIS EN EL ASMA

Desde la década de los 70, se ha estudiado los efectos antiinflamatorios de los cannabinoides. Uno de los estudios pioneros  en este campo, intentaba determinar si el uso de Cannabis sativa producía efectos beneficiosos para los pacientes asmáticos.

Diferentes estudios se centraron en comparar los efectos del THC con los de las drogas comúnmente utilizadas para el tratamiento del asma, como son el Isoprenalina y el Salbutamol.

En estos estudios se ha podido demostrar que el THC tiene un efecto broncodilatador que permanece al menos durante dos horas, a una dosis equivalente a la suministrada de Isoprenalina.

Al compararlo con el Salbutamol, si bien ambas sustancias mejoraron la función respiratoria, el Salbutamol actúa de manera más rápido, aunque deja de hacer efecto antes que el THC.

El THC tiene un efecto broncodilatador en pacientes sanos y en pacientes con asma bronquial crónica, aumentando el flujo de aire en ambos pacientes y disminuyendo la constricción bronquial.

Los efectos observados por el THC, se manifiestan en menores proporciones si se consume marihuana fumada, esto es debido a los efectos irritantes del humo. El monóxido de carbono (CO) y el alquitrán presente en el humo afectan al sistema respiratorio.
De esta manera, la forma efectiva de administración debería ser utilizando vaporizadores con cannabis medicinal.

 

Imagen: http://teledoc.cl/

 

EL EFECTO ANTIINFLAMATORIO DE LOS CANNABINOIDES
Los cannabinoides que se encuentran en la planta Cannabis sativa, se ha demostrado que presentan potentes efectos antiinflamatorios y analgésicos mediante la activación de los receptores cannabinoides (CB1 y CB2) ubicados en el sistema nervioso central (SNC) y en células del sistema inmune, pero también se han encontrado receptores de cannabinoides en el tejido pulmonar.

Se ha demostrado la participación del CBD en receptores involucrados en el control de la respuesta inflamatoria, y la expresión y transcripción de genes.

La presencia de células del sistema inmune, como son los linfocitos T-helper-2, en los pulmones está estrechamente relacionada en el desarrollo del asma. Los linfocitos T-helper-2 también llamados linfocitos T CD4+ se caracterizan por producir moléculas llamadas citocinas, en particular las interleukinas IL-4, IL-5 e IL-13. Estas moléculas actúan como mediadores de la respuesta inflamatoria.

Un estudio reciente demuestra que el tratamiento con CBD disminuyó significativamente los niveles de citocinas IL-4, IL-5, IL-13, IL-6 y TNF-alfa en ratas con asma, disminuyendo la manifestación de síntomas clínicos en este modelo. Estos efectos sugieren que el CBD podría ser un potencial compuesto terapéutico para el tratamiento del asma.

 

CANNABIS Y ESPASMOS
Se ha investigado también, la capacidad del cannabis para reducir los espasmos musculares (contracciones involuntarias) que se producen durante un ataque de asma. El músculo liso que recubren los bronquios, durante el ataque asmático se contrae y estrecha la vía respiratoria.

Estudios recientes involucran a ambos receptores en los efectos beneficiosos de cannabis sobre el sistema respiratorio. Se ha descrito que el THC regula negativamente la expresión de canales iónicos en células del epitelio del tracto respiratorio. También se ha descrito que los receptores CB1 inhiben la contracción de los bronquios, y por lo tanto ejerce un efecto broncodilatador. Además, se ha demostrado que el receptor CB2 previene en modelos animales la broncoconstricción y el edema pulmonar, sumado a su bien conocido efecto antiinflamatorio.

 

EFECTOS SOBRE LAS VÍAS RESPIRATORIAS
Ya es sabido por todos que fumar perjudica nuestro sistema respiratorio. El cannabis fumado, produce alteraciones en el sistema respiratorio, inflama las vías aéreas y provoca daños a las glándulas mucosas.

Al evaluar los efectos combinados e independientes del consumo de tabaco y marihuana en los síntomas respiratorios y en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), se ha determinado que fumar marihuana no aumenta el riesgo de padecer EPOC, pero si aumenta el daño que produce el tabaco, por lo que desaconsejan el consumo de ambas sustancias.
En conclusión, el cannabis no produce enfisema pulmonar ni estrechamiento de los bronquíolos, pero parece ser que agrava los daños que produce el tabaco en pacientes que fuman tabaco y cannabis.

 

¿CUÁL SERÍA LA MEJOR FORMA PARA TRATARSE CON CANNABIS?
El uso del cannabis sobre el aparato respiratorio es muy polémico, sobre todo porque su uso más extendido es la combustión, pero las nuevas formas de administración cómo los aerosoles y vaporizadores, ponen en jaque este mito y deja la puerta abierta a la comunidad científica para seguir investigando sobre el cannabis y el tratamiento de enfermedades respiratorias.

Debemos recordar que las personas afectadas de asma y que se quieran tratar con cannabis deberían asesorarse con un profesional especializado en cannabis terapéutico, y no abandonar los tratamientos recetados por médicos sin su autorización.

 

Imagen: http://www.aaaai.org

 

¿QUÉ ES EL ASMA?
El asma es una enfermedad del sistema respiratorio, se caracteriza por una inflamación de las vías aéreas (bronquios) causada por el aumento de la actividad broncoconstrictora como respuesta a diversos estímulos endógenos y exógenos.
Los principales síntomas son: dificultad para respirar, sensación de falta de aire (disnea), opresión torácica, tos y silbidos en el pecho (sibilancias).

Durante una crisis asmática, los músculos que rodean las vías aéreas se inflaman y limitan el paso del aire. Si esta situación no se controla, puede producirse un estrechamiento extremo debido a la secreción de moco de las células, dificultando aún más el paso del aire a los pulmones.

Sabemos que el asma es una enfermedad compleja, pero incluye tres componentes fundamentales:

  • Inflamación de la vía aérea
  • Obstrucción intermitente del flujo aéreo
  • Hiperreactividad bronquial

 

INFLAMACIÓN DE LA VÍA AÉREA E HIPERREACTIVIDAD BRONQUIAL
El asma es causado por una inflamación aguda, subaguda o crónica de las vías aéreas. La secreción de mucosa obstruye las vías respiratorias y contribuye a la hiperreactividad bronquial (los bronquios reaccionan más de lo normal frente a estímulos como, alérgenos, contaminación, tabaco, etc).
Las células del sistema inmune que están implicadas en la inflamación de los bronquios son: mastocitos, eosinófilos, células epiteliales, macrófagos y linfocitos T.

 

Los mastocitos son unas células que desarrollan un papel importante en la respuesta inmediata al alérgeno, la inflamación de las vías aéreas y la hiperreactividad, pertenecen a lo que se conoce como inmunidad innata, o primera defensa de nuestro organismo contra patógenos y alérgenos. Los macrófagos, eosinófilos y linfocitos T son células relacionadas con la inflamación crónica que provoca, en el caso del sistema respiratorio la hiperreactividad bronquial.

 

Los linfocitos T helper o colaboradores, se clasifican en varios grupos (Th1/Th2/Th17…) y sus productos de secreción tienen un papel central en la respuesta inflamatoria en la vía respiratoria. Se ha demostrado que los linfocitos Th17 están implicados en el asma inflamatoria. Las moléculas liberadas por estos linfocitos atraen a otras células del sistema inmune y aumentan la inflamación. También se ha descrito que la IL-13 tiene un papel clave en la producción y liberación de histamina (aumenta inflamación), en la hiperreactividad bronquial y en la secreción de moco.

 

La liberación de IgE (un tipo de anticuerpo exclusivo de mamíferos, mediador de las alergias) se produce cuando el organismo se topa con antígenos, como pueden ser los ácaros de polen, agentes contaminantes que se encuentran en el aire, polen, etc. La IgE se une a receptores que se encuentran en células inmunitarias como los mastocitos, eosinófilos y basófilos, provoca que estas células liberen citocinas y moléculas proinflamatorias, aumentando de esta manera la inflamación en la zona bronquial y alverolar.

 

Cualquier compuesto que sea capaz de regular la inflamación en las vías respiratorias, es un potencial agente terapéutico para tratar esta patología.

 

OBSTRUCCIÓN INTERMITENTE DEL FLUJO AÉREO
La broncoconstricción se produce cuando la musculatura lisa que rodea los bronquios se contrae y disminuye la entrada de aire. Ocurre en respuesta a múltiples mediadores y neurotransmisores, y es, en gran medida, reversible mediante la acción de fármacos broncodilatadores.

 

¿QUÉ PROVOCA ASMA?
La combinación de factores genéticos y medioambientales están relacionados con la afección de asma. En los factores medioambientales se encuentran los contaminantes del aire, alérgenos como ácaros del polvo, polen o moho y la exposición a sustancias nocivas como el formaldehido encontrados en PVC.
Con respecto a los factores genéticos, varios estudios han aislado genes o grupos de genes relacionados con el asma. Se han descrito 25 genes relacionados con el asma, muchos de ellos están relacionados con la respuesta inmunológica, en concreto con la regulación de la inflamación.

 

TRATAMIENTOS APROBADOS PARA EL ASMA
Los tratamientos están enfocados a paliar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente, dado que se considera una patología crónica, para la que no hay una cura definitiva.

Para tratar el asma se utilizan principalmente dos tipos de medicamentos: broncodilatadores y antiinflamatorios.

 

Los antiinflamatorios tratan la inflamación de las mucosas y se utilizan sustancias del tipo corticosteroides (budesónida, fluticasona, mometasona). Estos corticoides son administrados mediante inhaladores, de este modo las sustancias llegan directamente al tejido afectado.
Los agonistas adrenérgicos beta-2 también son utilizados para tratar el asma, ya que, dilatan los bronquios, son los llamados broncodilatadores. Relajan la musculatura contraída que recubren las vías respiratorias, y permite así un mejor paso del aire. Los broncodilatadores, como el salbutamol, son usados en ataques agudos de asma.

 

BIBLIOGRAFÍA
1.- The role of cannabinoids in inflammatory modulation of allergic respiratory disorders, inflammatory pain and ischemic stroke.
2.- Bronchodilator effect of delta1-tetrahydrocannabinol administered by aerosol of asthmatic patients
3.- Allergen challenge increases anandamide in bronchoalveolar fluid of patients with allergic asthma.
4.- Evaluation of Serum Cytokines Levels and the Role of Cannabidiol Treatment in Animal Model of Asthma
5.- Cannabinoids inhibit cholinergic contraction in human airways through prejunctional CB1 receptors
6.- Respiratory and Immunologic Consequences of Marijuana Smoking
7.- Cannabis and tobacco smoke are not equally carcinogenic
8-Chang SW. et al, 2018, Biochem. Biophys. Acta Gen Sub
9-Grassin-Delyles S. et al, 2014, Br. J. Pharmacol.
10-Shang VC. et al, 2016, Biochem. Pharmacol.
11-Cui YY. et al, 2007, Eur. J. Pharmacol.

 

ANALIZADO Y DISCUTIDO POR PAULA PIFARRÉ, PhD. COLABORADOR CIENTÍFICO DE CANNABITY HEALTHCARE.

Comparte este artículo en tus redes sociales.

Related Articles

whatsapp

WhatsApp

telf

Llamar